Escobas impecables

Los cepillos de fibra de las escobas debes limpiarlos una vez al mes con agua caliente, una cucharada de detergente líquido y unas gotas de lejía o amoníaco. Asegúrate que el agua penetre en todas las cerdas. Luego sacúdelo, cuélgalo y deja secar al aire libre. No apoyes las cerdas mojadas sobre el suelo porque se deformarán.

8463-blaubloom

Si la escoba es de cerdas, sumérgela en agua caliente con un puñado de sal antes de usarla por primera vez. Después aclárala, cuélgala y deja secar.

65f838b5c6becf0bcf5aea935421ae39

Si lo que que necesitas es recuperar la forma de la escoba porque ha perdido su forma, pon agua en ebullición y coloca la escoba sobre el vapor de agua. Al cabo de unos minutos verás como recupera su forma. Este truquillo puedes usarlo tanto si la escoba es de cerdas naturales como si es de crin.

Y para evitar el mal olor en las fregonas, debes de aclararlas después de cada uso con agua, un detergente neutro y unas gotas de lejía, escurrirla y dejarla secar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s